page-title-bg2
  >    >  febrero (Page 3)

La presencia de las mujeres en la ciencia sigue siendo minoritaria. Así lo han denunciado numerosos colectivos durante el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

A pesar de que el número de mujeres matriculadas en la universidad y con estudios superiores en España ya ha superado al de los hombres, en el 2015, solo un 35,1% se matricularon en carreras relacionadas con las ciencias y las matemáticas y un 34% en ingenierías, según datos del informe Científicas en Cifras realizado por la Unidad de Mujeres y Ciencia del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

Las científicas españolas lo tiene complicado. ¿Sabías que en 2015 el 63% de españoles creía que la mujer no valía para ser científica de alto nivel? Un estudio del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) de aquel año así lo confirmaba.

En el artículo “Mujeres científicas de la historia” ya abordábamos el tema de los obstáculos a los que se tuvieron que enfrentar nuestras antepasadas científicas, lastre que seguimos arrastrando en pleno siglo XXI.

Uno de los mayores retos a los que se enfrentan las científicas españolas actuales es precisamente que se les reconozca su labor profesional. Pero hay muchos más problemas.